SINCRONIAS :: La casualidad tiene sentido

Bien dice un dicho: “uno (¿o DIOS?) compone PERO llega el diablo y lo descompóne”.

Hoy me sucedieron algunas cosas y me han estado sucediendo seguido TODOS LOS DIAS PASADOS, éste tipo de cosas y eventos que ya ni me ponen a pensar tánto, solo me digo: “así tiene que ser y sabré reconocer el camino que debo de seguir HOY”.

Existen lazos invisibles que nos mueven de una ciudad a otra, como en mi caso ahora y las cosas que me han estado sucediendo, deberé de aceptarlas, ¡y de muy buena gana! porque son cosas buenas y prometedoras, pero a pesar de que no quiera decir más, agregaré, que LA VERDAD ME SORPRENDEN MUCHAS DE ELLAS, PORQUE TAL PARECIERA QUE ÁLGUIEN DIRIJE O REDIRIGE MIS PASOS Y MI CORAZON ¡Y VEO COMO COINCIDEN LAS PIEZAS DE MI ROMPECABEZAS!, COMO SI ÁLGUIEN ME FUERA “REARMANDO” DE POCO A POCO.

GRACIAS.

……………………

Son coincidencias cotidianas, aparentemente inexplicables. Entrenando la intuición podemos captarlas y dotarlas de significado. Y convertirlas en un dato importante de nuestras vidas.
Hay una pauta que conecta a esa multitud de encuentros casuales, personas y sucesos interconectados, que se entretejen misteriosamente en nuestras vidas cotidianas. Es una danza de sincronías universales, que funciona en un plano no determinista del mundo, en un nivel de realidad diferente de la secuencia lineal de fenómenos que acostumbramos a considerar como “lógicos” y “naturales”.

La sincronicidad es un principio que funciona fuera de las leyes de causa y efecto. Fue desarrollado por el psiquiatra suizo Carl Jung, que la definió como “una coincidencia temporal de dos o más sucesos relacionados entre sí de una manera no causal, cuyo contenido significativo sea igual o similar”.

Un ejemplo de la psicología clásica: “Una joven paciente soñó, en un momento decisivo de su tratamiento, que le regalaban un escarabajo de oro. Mientras ella me contaba el sueño yo estaba sentado de espaldas a la ventana cerrada. De repente, oí detrás de mí un ruido como si algo golpeara suavemente la ventana. Me di media vuelta y vi fuera un insecto volador que chocaba contra la ventana. Abrí la ventana y lo cacé al vuelo. Era la analogía más próxima a un escarabajo de oro que pueda darse en nuestras latitudes”.

Ejemplos de la vida cotidiana: “Pensar en una persona a quien no has visto desde hace tiempo y encontrarte con ella ese día. O estar leyendo un libro, que alguien lo cite inesperadamente en una reunión y que ese comentario tenga un especial significado en tu vida, justo en ese momento”.

Sincronicidad global
La sincronicidad se observa misteriosamente en el conocimiento global: a lo largo de la historia del conocimiento científco, se da que diferentes personas, que no se conocen entre sí, trabajan sobre las mismas ideas y supuestos. Es como si una voz inaudible les sugiriera el camino, o les dictara nuevas fórmulas e hipótesis de indagación de la realidad.

El control del fuego es una de las sincronías más impresionantes: hace millones de años, diferentes grupos sobre la tierra, distantes entre sí por enormes distancias, dominaron el fuego casi simultáneamente. No hay una explicación lógica para ese fenómeno en épocas donde el contacto entre grupos diferentes y distantes geográficamente era prácticamente nulo.

La Revolución Neolítica entera, que fue la primera revolución “industrial” del género humano, está caracterizada por “la simultaneidad en la aparición de los mismos cambios tecnológicos (seguidos de cerca por los cambios sociales), en territorios tan vastos y en regiones tan separadas, que demuestran claramente que no se deben al genio de una raza o cultura, sino a condiciones tan generales que se sitúan fuera de la consciencia de los hombres”. (1)

En la creación artística es posible hallar otras tantas sincronicidades: la película “El Mago de Oz” y el disco de Pink Floyd “The Dark Side of the Moon” es un ejemplo comúnmente citado.  Si se observa la película junto al disco, las escenas van cambiando al son de las piezas musicales, y la atmósfera que plantean las canciones está directamente relacionada con lo que va sucediendo en la película. Y no pudo ser planeado deliberadamente (2).

En general, crecen las evidencias y percepciones en torno al proceso de la creación artística como una manifestación especular de energías, como si ciertos individuos-antena se sintonizaran con ciertas frecuencias -en la forma de sueños, emociones o estados de “inspiración”- y “tradujeran” ciertas señales a través de textos artísticos.
Entrenarnos para interpretar
¿Qué significados tienen estos eventos encadenados? No hay una traducción lineal del significado de estas coincidencias. Más bien podríamos pensar que su interpretación es abierta, cercana en métodos y resultados a la interpretación de los sueños. “Es la intuición la que capta la sincronía y la dota de significado”, dicen los terapuetas Piero Ferruci y Vivien Reid.

Las sincronías son como señales, mensajes cifrados sobre eventos que suceden en torno a nuestras vidas. Estar atentos a estas manifestaciones, y aprender a sentirnos cómodos con su existencia, es un buen ejercicio para escapar de la ficción de un mundo mecánico que rechaza con disgusto todo lo que está fuera de nuestro control.

Dicen Ferruci y Reid: “Nuestra mente racional ignora los sucesos fortuitos o se rebela contra ellos. La intuición está cómoda con lo inexplicable. Es al vaciar la mente de opiniones cuando intuimos conexiones sutiles e inexplicables entre las cosas. Esa información apunta a un mundo más allá de lo corriente, un mundo donde nuestra imaginación y creatividad pueden funcionar libremente”.
DEEPAK CHOPRA

“Si no experimentas casualidades, algo va mal”

Para Deepak Chopa, “las coincidencias o casualidades son sincrónicas. Son el comportamiento fundamental de la naturaleza”.
– Hay gente que no cree en las casualidades.
– Si no experimentas casualidades, algo va mal. Las casualidades o coincidencias son la esencia natural de nuestra realidad. El cuerpo humano tiene unos 100 trillones de células haciendo 100.000 actividades cada segundo, todas sincronizadas entre ellas. Y nuestros ritmos biológicos están sincronizados con el ritmo del universo.
(Fuente: webislam.com. Entrevista a Deepak Chopra)
1) C. Levi Straus, “Raza e historia”. En “Raza y Cultura”, Altaya, Madrid, 1999, pp. 37-104.
2) Ejemplos: la escena en la que suena “The Great Gig in the Sky”, cuando el tornado se acerca a la granja de Dorothy y ella cae inconsciente. Cuando el Espantapájaros pide tener un cerebro y comienza a sonar “Brain Damage”. Cuando Dorothy vuelve a la granja luego de haber estado con la rueda de la fortuna, empieza a sonar “home…home again”. Son sólo ejemplos de la cantidad de sincronías que se dan ominosamente entre el disco y la película, y que según la reconstrucción histórica de la grabación del disco (que fue posterior a la película) no pudo ser planeado deliberadamente.

FUENTE

inoperante éste blog, solo lectura.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s