ADN antiguo descifra origen teotihuacano

No hay mezcla con material genético de otro continente
 Estudio que lleva a cabo el Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio)

CIUDAD DE MÉXICO (25/JUL/2011).- La población prehispánica que habitó Teopancazco, un barrio centro localizado en Teotihuacán, estado de México, al parecer sólo tiene ADN de América; es decir, no hay mezcla con material genético de otro continente.

Así lo revelan los resultados preliminares de un estudio que lleva a cabo el Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio) en Irapuato, Guanajuato.

De los 150 mil habitantes de la cultura teotihuacana poco se sabe, incluso se desconoce quiénes fueron sus gobernantes. Con el fin de conocer de dónde provienen y hacia dónde emigraron sus habitantes, se realiza por primera vez en México un estudio de ADN antiguo de la población teotihuacana bajo las condiciones estrictas de seguridad en laboratorio.

En esta región se asentaron pequeños grupos de individuos provenientes de lo que en la actualidad se conoce como Oaxaca, Michoacán y Veracruz. Estos conjuntos denominados enclaves mantuvieron sus tradiciones y costumbres. En cambio Teopancazco, un barrio localizado al sur de la ciudadela teotihuacana, fue un lugar multiétnico, característica que lo hace interesante para un estudio de variabilidad genética.

En Teopancazco se encontraron diversos tipos de entierros, atavíos y diversos objetos asociados a la costa mexicana, explicó la maestra en ciencias Brenda Arizaí Álvarez Sandoval, participante en la investigación. “Como es un barrio multiétnico se decidió estudiar el ADN de sus habitantes para saber si su material genético nos ayuda a descifrar su origen. Hasta el momento, los resultados preliminares apuntan a que no existe mezcla con material genético diferente al americano”

El ADN que se requiere para este tipo de estudios se extrae de huesos y dientes de habitantes del lugar donados por la doctora Linda Manzanilla Naim, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, quien ha trabajado en esta zona arqueológica por varias décadas.

Con este material se han obtenido datos moleculares y se está corroborando que el ADN antiguo de los habitantes de Teopancazco no está “contaminado” con material genético europeo, al menos eso indican los primeros resultados.

Para estudiar la variabilidad genética en Teopancazco, se emplean dos vías: la línea materna y la paterna. La primera se realiza con base en el ADN mitocondrial, es decir, material genético que se transmite únicamente por vía materna que es muy estable, abundante y pueden encontrarse muchas copias en las células, detalló la especialista de Langebio.

Respecto al linaje paterno es más difícil obtenerlo porque no hay la cantidad de copias como en el caso del ADN mitocondrial. En este caso se estudiarán algunas zonas puntuales de la región no codificante del cromosma Y, el cual se hereda prácticamente sin modificaciones de padres a hijos únicamente. Por medio de estas líneas se abordará el estudio de la variabilidad genética de Teopancazco.

Los investigadores de Langebio analizaron muestras de huesos y dientes de habitantes de Teopancazco, cuya población habitó el lugar entre los años 200 a 650 después de Cristo. Hasta el momento se han estudiado 50 muestras donadas por la doctora Manzanilla Naim.

El proceso para obtener ADN empieza con la limpieza exhaustiva de las muestras a fin de eliminar la contaminación moderna que pudiera tener la pieza; esto se realiza con ayuda de radiación ultra violeta directa. Después la pieza se pulveriza y es sumergida en una solución especial durante toda la noche, y al día siguiente se extrae el ADN con un método convencional.

Luego de este proceso se amplifica ADN mitocondrial humano mediante una técnica llamada PCR (reacción en cadena de la polimerasa), se clona en un vector y al final se manda secuenciar. Después se analizan los resultados comparándolos con una secuencia de referencia a fin de saber si es de americanos o no. Hasta el momento, los resultados indican que los individuos analizados son personas con ADN mitocondrial perteneciente al continente americano sin ninguna injerencia europea.

En México –dijo la especialista- es posible obtener ADN antiguo de poblaciones prehispánicas con validez internacional. Y a mediano plazo se podría saber cómo se pobló esta nación.

Con información de la Agencia ID.


Anuncios

inoperante éste blog, solo lectura.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s