Luego de 25 años de conservación comunitaria, el quetzal aún vuela libre

Quetzal. Foto: Reserva de la Biosfera El Triunfo/Juan Carlos Machorro Morales

Ciudad de México, DF, México, 10 de julio de 2011, México Ambiental.- A partir de exitosos trabajos de conservación de diferentes comunidades mexicanas, el quetzal, un ave icónica que es el símbolo de Mesoamérica, y considerado como la representación de los dioses míticos Quetzalcóatl y Kukulkán —debido a que durante su vuelo las largas plumas cobertoras de la cola ondulan en el aire como serpientes emplumadas como se les reconocía—, aún se puede observar en libertad en la Sierra Madre de Chiapas y en la zona limítrofe de los Chimalapas en Oaxaca.
El quetzal, es un ave categorizada en peligro de extinción; sin embargo las acciones de conservación del hábitat en la Reserva de la Biosfera El Triunfo, operada por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas en Chiapas, permite que hoy se estime la presencia de al menos tres individuos de esta especie por cada 16 hectáreas a diferencia de hace 25 años cuando sólo se reportaba un ejemplar en tal extensión de territorio.

De acuerdo a la Semarnat, estos cálculos se han determinado por diversos estudios de radiotelemetría efectuados en la zona, que hicieron posible conocer los movimientos locales del ave que se desplaza en un radio de hasta 10 kilómetros desde el lugar de anidación, así como sus movimientos altitudinales.

En el pasado, el quetzal se distribuía desde Chiriquí, en Panamá, hasta el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca por encima de los mil 200 metros de altitud en los bosques nublados húmedos y con precipitaciones pluviales superiores a los tres mil milímetros anuales.
Infortunadamente la destrucción de su hábitat y la cacería ilegal para la obtención de sus plumas determinaron la reducción de su distribución en México. Precisamente esta situación fue relevante para definir los límites del área protegida y así en 1990 se creó la Reserva de la Biosfera El Triunfo, en Chiapas que este año festeja 21 años de proteger al quetzal y al pavón, otra de las aves de importancia ecológica en la zona.
El quetzal es un ave de tamaño mediano con plumaje de color verde iridiscente en el dorso, en ambos sexos. Los machos se diferencian de las hembras por tener el pecho de color rojo y dos largas plumas que cubren la cola, que alcanza hasta un metro de longitud. Se alimenta principalmente de frutos y de animales pequeños como lagartijas, grillos, ratones y mariposas.

Vale destacar el trabajo del biólogo mexicano Jesús Estudillo, ya fallecido, quien estudió directamente al ave en su hábitat y descubrió que en cautiverio no se reproducía y moría joven al no contar con la presencia cercana de bromelias y helechos, que le ayudarán a eliminar el exceso de hierro de su dieta.

Con los datos generados por el doctor Estudillo fue posible crear El Nido en Ixtapaluca, Estado de México, el tercer aviario más grande de Latinoamérica, donde con gran éxito se ha reproducido al quetzal en cautiverio, uniéndose al Zoológico Miguel Álvarez del Toro, ubicado en la Reserva Ecológica del Zapotal, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, como los únicos sitios en lograr esta hazaña biológica reproductiva.

FUENTE

Anuncios

inoperante éste blog, solo lectura.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s