El Cristo, ya casi

El Cristo, ya casi

ViCC

Y se hizo, casi, el milagro…

La obra monumental del Cerro Mactumatzá, cuya escultura cristiana será la más alta del mundo con 62 metros, estará listo en noviembre de este año. La figura del Cristo de Copoya, calificado de “glorioso” en su nueva etapa de construcción, se replanteó para resistir los temblores del estado y fuertes vientos del lugar. El Cristo del Mactumatzá dejará atrás en altura al boliviano Cristo de la Concordia (34 metros), el brasileño Cristo Redentor (30 metros), al coahuilense Cristo de la Noa (22 metros) y el guanajuatense Cristo Rey del Cerro del Cubilete (20 metros). Del 29 de marzo al 4 de abril, los cristianos conmemoran la denominada “Semana Santa”, una celebración para recordar la forma en que supuestamente murió y resucitó Jesús de Nazareth, a quien consideran “El Cristo” o bien “hijo de Dios”.

De “Rey” a “Glorioso”

Hace tres años, cuando en 2007 se anunció, se dijo que el de Copoya sería un “Cristo Rey” y estaría a cargo del pintor y escultor chiapaneco Gabriel Gallegos. Pero a partir de este 2010, sin mayores explicaciones, se cambió el proyecto para un arquitecto veracruzano, Jaime Latapí López, quien donó a Chiapas el diseño del proyecto. Inicialmente, la obra del artista chiapaneco planteaba un Cristo en macizo, con una túnica y sin manos; ahora, es una cruz con el calado de la figura de Jesucristo crucificado. “El (nuevo) diseño toma en cuenta que Chiapas es una zona de alta sismicidad, (…) la obra estará firmemente cimentada en suelo rocoso (…) y los vientos tampoco resultan un peligro gracias al calado de la escultura”, se lee en el sitio electrónico http://www.cristodecopoya.org.mx. El Glorioso Cristo de Copoya, como ahora es denominado por el patronato encabezado por Mario Narváez David, será de acero inoxidable el cual asegura un “bajísimo” costo de mantenimiento.

Eso sí, seguirá con el proyecto inicial de darle luz y sonido, además del uso de colores según las celebraciones religiosas y la época del año. Otra ventaja del nuevo diseño, según sus constructores, es que el calado de la estructura permitirá el paso de la luz, generando una figura claramente reconocible desde cualquier punto. “Se verá bien desde Tuxtla como desde Copoya, pues no dará la espalda a ninguna de las dos ciudades”, aclaran para rematar que la nueva escultura “equilibra tradición y modernidad”. Los encargados del proyecto valoran que la obra siga teniendo no sólo el aspecto religioso sino turístico (será un punto más de atracción a visitantes), ecológico (será un corredor que una las reservas El Zapotal y Mactumatzá) y social (por la difusión de la cultura zoque).

PERSPECTIVA. Así lucirá el renovado Cristo Glorioso de Copoya, cuyas obras trabajan intensamente desde enero de este año. Fotoarte digital: Carlos Morgan

Del 2007 al 2010

El Cristo de Copoya, un viejo proyecto alentado en los 90’s por el ex obispo de Tuxtla Felipe Aguirre y diseñado por el escultor Gabriel Gallegos, toma forma en 2007. El 12 de enero de ese año, el gobernador Juan Sabines anuncia que esa estatua de Cristo Rey costará 20 millones de pesos y se edificará en ocho meses, en agradecimiento al Papa Benedicto XVI por elevar a Tuxtla de Diócesis a Arquidiócesis. También, ante el italiano Giuseppe Bertello, entonces nuncio apostólico en México, el mandatario plantea que dicha obra será un atractivo turístico para Tuxtla por ser mirador, aunque meses después es calificada como una “obra cultural, artística y espiritual”. Luego, el 12 de abril de 2007, el mandatario estatal coloca la primera piedra al lado de un sonriente Rogelio Cabrera López, ya arzobispo de Tuxtla Gutiérrez y que agrupa también a las diócesis de Tapachula y San Cristóbal de las Casas. Meses después, el 14 de agosto, se constituye el Patronato Pro Construcción del Cristo Monumental de Copoya, presidido por Isabel Aguilera, esposa del gobernador, quien arranca una colecta estatal para edificar esa obra. El 29 de septiembre se organiza una cena-baile entre empresarios para recolectar fondos y un mes más tarde, el 28 de octubre, se entrega el primer donativo: 550 mil pesos de la gente y 350 mil de trabajadores de la empresa recaudadora Farmacias del Ahorro. Durante 2008 y 2009 no se hace ningún evento público al respecto y sólo Mario Narváez David, coordinador del Patronato, hace declaraciones de prensa de los “avances” de dicha obra, fundamentalmente de cimentación.

En este 2010 resurge la obra y en una visita realizada por Tinta Fresca, se pudo constatar los trabajos del cimbrado de las columnas, las cuales quedarán en pie en julio y, para este noviembre finalmente, la figura del “Cristo Glorioso de Copoya”.Y para entonces, ahora sí, se habrá hecho el milagro.

 

Anuncios

inoperante éste blog, solo lectura.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s